top of page

¿Qué es, para qué sirve y cómo se elige la mutua del autónomo?



Si eres autónomo, tienes una mutua y, posiblemente, no hayas sido consciente, ni cuando te la asignaron o cuando la elegiste.


Como autónomo, al darte de alta en la Seguridad Social, estás obligado a elegir una Mutua de Accidente de Trabajo y Enfermedad Profesional para la protección de la salud y seguridad en el trabajo.


¿Qué es la mutua del autónomo?


Una mutua es una entidad colaboradora con la Seguridad Social que se encarga de gestionar y prestar los servicios de prevención, asistencia sanitaria, prestaciones económicas y las bajas de los trabajadores autónomos en caso de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.


Las mutuas vienen reguladas en la Ley 35/2014, de 26 de diciembre, donde se regula su funcionamiento.


¿Para qué sirve una mutua de autónomos?


Tener una mutua es una obligación para el autónomo, aunque muchos la desconocen, pero les obliga a cotizar por contingencias comunes y accidente no laboral, accidente de trabajo y enfermedad profesional y por cese de actividad, en el caso de que vaya mal el negocio.


Los derechos y obligaciones del autónomo respecto a la mutua se basan principalmente en la gestión de prestaciones, de las bajas y de la prevención de riesgos. Las más relevantes son las siguientes:

  • El trabajador autónomo afiliado a una mutua tiene derecho a recibir asistencia sanitaria en caso de accidente laboral o enfermedad profesional. Esta asistencia incluye los servicios médicos, quirúrgicos, farmacéuticos y de rehabilitación necesarios para recuperar la salud.

  • Prestación económica por incapacidad temporal, ya que cuando el autónomo se encuentre en situación de baja médica por incapacidad temporal, tiene derecho a percibir una prestación económica por parte de su mutua. Esta prestación consiste en el abono de una cantidad económica diaria que se calcula en función de la base de cotización del trabajador y del tiempo que dure la baja.

  • Prestación económica por invalidez o fallecimiento, para el caso de los autónomos que sufran una incapacidad permanente o fallecimiento.

  • Como autónomo debes cumplir con la prevención de riesgos laborales de tu empresa, que se realiza a través de esta misma mutua, debiendo cumplir con las medidas ésta te indique. Estos servicios de prevención y salud se pagan aparte, ya que la afiliación a la mutua, en sí misma, no lleva coste aparejado más allá de pagar las cotizaciones a la Seguridad Social.

  • Gestión y cobro del cese de actividad del autónomo, lo que se conoce como el paro del autónomo, ya que la mutua es quien lo evalúa y lo paga para los autónomos que tengan que cerrar y darse de baja.


¿Cómo darse de alta en una mutua de autónomos?


Para darse de alta en una mutua de autónomos, no tienes escapatoria, se realiza en el mismo trámite de alta del trabajador autónomo.


Es en ese momento, donde debes elegir la que más te convenga de entre las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social disponibles; no dejes que nadie escoja por ti.

Debes tener en cuenta, que a no ser que contrates servicios extras o los propios de la prevención de riesgos, no se te cobrará importe alguno, elijas la mutua que elijas.

Por este motivo, debes pensar en una mutua que tenga presencia importante en tu territorio, de forma que cuando requieras disponer de sus servicios -ojalá que no -, no tengas problemas.



Comments


bottom of page