IVA devengado: ¿qué es y cómo afecta a los autónomos?


Todos los autónomos y empresas deben realizar facturas por sus actividades o servicios prestados. Dentro de ellas aparece el IVA devengado o repercutido pero, ¿qué es en realidad este concepto?


El autónomo debe abonar esos importes a Hacienda


Se conoce como IVA devengado aquel que un profesional recibe en cada factura que emite. Se trata de un dinero que él va a cobrar pero que no le pertenece, ya que lo deberá abonar a la Agencia Tributaria en cada trimestral, tal y como recuerdan los especialistas del programa de gestión administrativa Quipu, en su página web.


Lo hará mediante el modelo 303, que debe incluir todas las facturas que el autónomo ha emitido durante ese periodo. Para ello será necesario cumplimentar las casillas 28, 29, 30 y 31.


En ocasiones puede ocurrir que el trabajador no haya cobrado esas facturas pero deba abonar en el trimestral correspondiente las cantidades correspondientes a Hacienda. Es decir, que se debe “adelantar” el pago de este IVA devengado y ya, posteriormente, se percibirá por parte del cliente.


Lo más habitual es que el tipo impostivo sea del 21%, ya que es el tipo general. Sin embargo, también hay otros como el reducido (10%) o el superreducido (4%) para algunas actividades concretas.


No tiene nada que ver con el IVA deducible


En ocasiones se confunde el IVA devengado con el IVA deducible pero no son lo mismo. En el primer caso se refiere al IVA que el autónomo incluye en su factura y abonan los clientes. Por su parte, el segundo, e trata del IVA incluido en facturas que el autónomo recibe y que tiene que pagar para realizar su actividad.


Este último punto es muy importante, ya que uno de los requisitos imprescindibles para poder deducirse IVA es que esté completamente relacionado con la actividad. También debe tratarse de un tipo impositivo de España (no de otro país) y siempre se debe solicitar la factura e incluirla en el libro de cuentas.



Fuente original

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo