top of page

Fichero de morosos Asnef: ¿Por qué un autónomo puede llegar a entrar en él y cómo puede salir?


Para un autónomo, aparecer en una lista de morosos puede afectar de forma notable a su negocio. Desde ver cómo un banco rechaza un préstamo, a perder proveedores y clientes. Entrar en un fichero de morosos es algo sencillo que se da con más frecuencia de la que pueda llegar a pensarse. Sin embargo, salir de ahí, en ocasiones, puede resultar una tarea compleja.



En los últimos meses, son varias las consultas que ha recibido este diario acerca de los ficheros de morosos, en concreto, del fichero Asnef, el más conocido de todos. “Me han rechazado una financiación por aparecer en el fichero Asnef y no sé por qué estoy ahí” o “estoy en el fichero Asnef y ahora no sé qué tengo que hacer para salir” son algunos de los mensajes que han ido llegando a la redacción. Pero, ¿Qué es el fichero Asnef? ¿Por qué se entra? Y lo más importante, ¿Qué hay que hacer para que el nombre de un autónomo sea eliminado?



Qué es el fichero Asnef y por qué motivo puede un autónomo entrar en él



El fichero Asnef, perteneciente a la compañía Asnef-Equifax, es un fichero que contiene datos sobre el incumplimiento de obligaciones dinerarias. Según recoge Asnef en su portal web, su principal objetivo es “dar seguridad al tráfico mercantil, prevenir la morosidad y valorar la solvencia patrimonial de las personas físicas y jurídicas con las que se tienen o se van a tener relaciones comerciales”.



Los datos que se encuentran en el fichero son comunicados por las distintas entidades que participan en el mismo “como consecuencia del incumplimiento de alguna obligación dineraria”. Es decir, cuando una persona física o jurídica contrae una o varias deudas con alguna de las entidades que conforman el fichero, dichas entidades pueden incorporar la información correspondiente.



De igual forma, sólo las entidades que pertenecen al fichero -que son aquellas que son miembros de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, de la Asociación de Factoring y de la Asociación Española de Leasing- pueden acceder a los datos para comprobar si la persona con la que se va a realizar una relación comercial tiene otras deudas impagadas.



Según explicó a este diario una abogada mercantil, “puede suceder que un autónomo sea incorporado a Asnef por haber contraído, por ejemplo, una deuda con la compañía telefónica. Esa deuda no tiene por qué ser elevada, puede ser, por ejemplo, de 80 euros, pero si se genera una situación de impago, se podría incorporar la información al fichero”.



Es decir, “no es complicado que un nombre sea incluido en Asnef, y menos en los tiempos que corren”, donde las dificultades para afrontar todos los gastos mensuales son cada vez mayores.



Según explicó la OCU, la inclusión en un fichero de morosos o de solvencia patrimonial “es una práctica habitual como medida de presión para reclamar una deuda”. Es decir, cuando una persona contrae una deuda, la empresa en cuestión es la que incluye su nombre en uno o varios ficheros de morosos, con el objetivo de obtener a cambio el pago del dinero pendiente de pago.



No obstante, añadió la abogada, “la normativa no permite a las empresas y entidades incluir el nombre de un autónomo por cualquier deuda”. En concreto, la disposición adicional sexta de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales dice que, en principio, "no se incorporarán a los sistemas de información crediticia deudas en que la cuantía del principal sea inferior a cincuenta euros".



Esto quiere decir que, descontando los intereses, ninguna deuda menor a 50 euros puede ser incluida en uno de estos ficheros.



Cuáles son las consecuencias que puede tener estar dentro de Asnef



Tanto los autónomos como el resto de ciudadanos españoles tienen “motivos más que suficientes para temer aparecer en Asnef”. Esto se debe, según explicó la abogada, a que “el simple hecho que de tu nombre sea incluido en este listado puede suponer la pérdida de oportunidades”.



Aparecer en un listado de morosos como Asnef no sólo afecta a trámites tan trascendentales como la solicitud de una hipoteca o un préstamo bancario, sino que “también puede hacer que no se pueda adquirir un vehículo, ya sea para uso personal o comercial, o que ni si quiera se pueda solicitar un pequeño préstamo sin intereses para adquirir un ordenador o un teléfono nuevo”.



“Hace poco me encontré con una mujer autónoma que estaba emprendiendo un negocio de velas y cuando fue a hacer un pedido grande a un proveedor de Asia para adquirir los materiales, eligió la opción de realizar el pago con Paypal, ya que le permitía pagar en tres plazos sin intereses. Su sorpresa fue que le fue denegada la financiación por aparecer en Asnef”.



Es importante recordar y tener en cuenta, añadió, que “no es necesario estar pidiendo un préstamo de 50.000 euros para que estar en Asnef pueda perjudicarte. En este caso era un pago de poco más de 100 euros”.



Cómo puede un autónomo saber si su nombre está en este fichero



Las entidades son las que tienen el poder de introducir información en el fichero Asnef, y también son las que pueden consultar “libremente” si el cliente con el que van a llevar a cabo una relación comercial está incluido en dicho registro.



Los datos están protegidos y, por tanto, las personas físicas y jurídicas no pueden acceder al fichero para ver información que atañe a otras personas. Lo que sí es posible es consultar la información sobre uno mismo. De esta forma, se podrá confirmar qué información aparece en Asnef y, en base a la misma, se podrá tomar cartas en el asunto. Ya sea para solicitar su eliminación o su rectificación.



Los datos incluidos en el fichero Asnef pueden conocerse a través del portal web de Equifax. Para ello, será necesario registrarse y justificar que la persona es quien dice ser, algo que se hace mediante el envío de una imagen del Documento Nacional de Identidad. Una vez haya sido verificada la identidad, ya se podrán llevar a cabo los trámites que correspondan.



Lo primero que deberá hacerse es solicitar el acceso a los datos del fichero. Una vez realizada la solicitud habrá que esperar a que desde Asnef-Equifax se autorice el acceso. “Este procedimiento puede demorarse varios días, por lo que hay que tener algo de paciencia. No es inmediato”, explicó la abogada consultada.



“El RGPD, establece un plazo máximo de contestación para todas las solicitudes de un mes una vez recibida la solicitud. Dicho plazo podrá prorrogarse otros dos meses en caso necesario”, recoge la web de Asnef.



Qué puede hacer un autónomo para salir del fichero Asnef

El plazo máximo de estancia de los datos en el fichero es de hasta cinco años como máximo, desde la fecha de vencimiento de la obligación financiera, dineraria o de crédito.

No obstante, tanto los autónomos como cualquier otro ciudadano puede solicitar a Asnef que se eliminen los datos, siempre y cuando haya motivos para ello. Según la OCU, hay cuatro maneras posibles de salir de un listado de morosos.



Pagar la deuda si ésta es correcta



Según el artículo 29 de la Ley Orgánica 15/1999, para que proceda la aparición de un nombre en una lista de morosos es condición sine qua non que exista previamente "una deuda cierta, vencida y exigible, que haya resultado impagada". Si es así, no existe otra solución que pagar.



No obstante, “no basta con liquidar la deuda”. Desde la OCU recordaron que es casi tan importante que, tras realizar el pago correspondiente, el autónomo se asegure "de que eliminan sus datos del fichero y no confíe en que lo hará la empresa acreedora.



Reclamar en caso de disconformidad



Reclamar es una buena opción para la retirada temporal de un nombre de la lista de morosos, “siempre y cuando, de verdad haya inconformidad”. Desde la OCU recordaron que, actualmente, “la ley impide registrar la deuda en el fichero si aquella está siendo reclamada vía administrativa, judicial o mediante un procedimiento alternativo vinculante, como el arbitraje de consumo".



En caso de que no exista deuda, solicitar la baja



No es extraño que pueda haber confusiones con la vinculación de un autónomo a una deuda que, en realidad, no existe. En este caso, antes de denunciar, lo más recomendable es ponerse en contacto directamente con el registro y explicar la situación.



"Si se trata de un error, no existe tal deuda o no se cumplen los requisitos para la inscripción en el fichero, solicita la baja al titular del fichero”, recomendaron desde la OCU.

Reclamar judicialmente por los daños ocasionados si la inclusión fue incorrecta

Ninguna empresa tiene derecho a dañar el honor de una persona física o negocio sin motivo alguno. Tal y como recordaron desde la OCU, "si la inclusión es incorrecta, puedes reclamar judicialmente una indemnización por los daños causados”.



De hecho, existen diferentes sentencias en las cuales, como consecuencia de la intromisión del Derecho al Honor del afectado por la inclusión en el fichero y en concepto de daño moral, se indemnizó al afectado".



Además de Asnef, existen otros ficheros de morosos

  • Fichero RAI: el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) es un fichero de morosos utilizado por las empresas y las grandes multinacionales, en el cual se incluye cualquier tipo de información negativa relativa a los negocios o empresas.

  • Badexcug: entidad gestionada por Experian Bureau de Crédito S.A.

  • Fichero de Inquilinos Morosos (FIM): el primero que funciona en España para inquilinos que no pagan el alquiler.

  • Centro de Información de Riesgos (CIRBE): perteneciente al Banco de España y que recoge datos de las entidades financieras sobre los riesgos que presentan los clientes.

  • Icired: cuenta con un registro online de morosidad y ofrece, entre otras cosas, la posibilidad de reclamar impagos comerciales. Está abierto y accesible a cualquier persona física o jurídica.

  • RIJ (Registro de Impagados Judiciales): creado en colaboración con el Consejo General de la Abogacía Española, se trata de un fichero de morosidad judicial para recoger información y reclamar deudas líquidas, vencidas, exigibles y reconocidas mediante una resolución judicial firme.


Kommentare


bottom of page