top of page

El pago único de la prestación de desempleo: cuidado con este peligroso error


El pago único es casi la única ayuda para la creación de empresas que tienen actualmente los nuevos autónomos.


En 2022, 51.109 personas se beneficiaron del pago único. Se trata de emprendedores que aprovecharon su paro para invertir en su negocio y darse de alta como autónomos.


En general, es una ayuda sencilla y fácil de conseguir, pero, si vas a pedir el pago único, debes tener en cuenta el problema que se te puede venir encima por no conocer bien el sentido de esta ayuda.


Comprendiendo el origen del problema


Para entender cómo se puede complicar el pago único, se debe comprender el funcionamiento de esta ayuda en su conjunto.


La ayuda del pago único consiste en recibir la capitalización, en un solo pago, del dinero que estés cobrando como prestación contributiva de desempleo siempre que la uses para iniciar un negocio.


Para esto, simplemente se exige presentar una solicitud acompañada de presupuestos o facturas proforma del equipamiento, mercancía, mobiliario, etc, en los que se vaya a invertir.


Una vez te aprueben el pago único, te ingresarán la cantidad solicitada y tendrás que darte de alta de autónomo y pagar los bienes en los que te habías comprometido, transformando los presupuestos previstos en facturas.


No es un problema del pago único sino del paro


En realidad, si lo piensas bien, la ayuda del pago único en si, solo es adelantarte tu propio dinero, ese que tienes pendiente de cobrar. Si no pidieras el pago único, lo cobrarías igualmente durante los meses que te correspondan de prestación.


Por tanto, debes entender que si has accedido al paro de forma irregular o fraudulenta, una reclamación sobre dicha prestación, esto te puede acarrear un problema que derivará directamente en complicaciones sobre el pago único.


El fraude de “arreglar el paro”


En España, está normalizada la situación que, cuando se abandona una empresa, bajo cualquier circunstancia, se tiene derecho a cobrar el paro. Y en realidad no es así.

Cuando empresa y trabajador “acuerdan” finalizar su relación laboral, simulando un despido procedente para que el trabajador pueda "arreglar sus papeles" para cobrar el paro, esto es un fraude a la Seguridad Social.


En realidad, esta situación pactada beneficia irregularmente a la empresa y al trabajador. La empresa no paga indemnización y el trabajador cobra el paro.


Cómo puede peligrar tu pago único


La situación problemática nace al acceder ilegalmente a una prestación que posteriormente va a ser utilizada para comprar equipamiento mediante el pago único.

Una inspección rutinaria de la ayuda del pago único por parte del SEPE o de los servicios de empleo autonómicos, podría derivar en revisar cómo se obtuvo la prestación, siendo habitual, incluso, revisar las posibles vinculaciones con la empresa de la que el trabajador fue despedido.


Estas indagaciones, si llega el caso de demostrarse que la prestación fue obtenida de forma irregular, puede originar su devolución, y tener que enfrentarse a duras sanciones, que pueden ir desde los 7.501 a los 225.018 euros, ya que se considera infracciones muy graves, tanto para como el trabajador como para la empresa, según la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social.




Comentários


bottom of page