Estas son las preguntas más frecuentes que se hacen los autónomos al traspasar un negocio



Pueden ser varios los motivos por los que un autónomo decide traspasar su negocio. De hecho, existen varios escenarios por los que los trabajadores por cuenta propia toman la decisión de hacer una sucesión empresarial. En ocasiones, puede ser resultado de una jubilación, pero otras veces puede ser consecuencia de una incapacidad que imposibilite la continuidad al mando de una actividad económica.


Sea cual sea la razón, se trata de un proceso importante que conlleva una serie de trámites y conocimientos que, en ocasiones, pueden llegar a convertirse en un verdadero quebradero de cabeza. Por ello, alrededor de esta decisión, suelen surgir infinidad de cuestiones. Estas son las preguntas más frecuentes que tienen los autónomos, antes y durante el traspaso de un negocio.


¿En qué consiste exactamente el traspaso de un negocio?


El traspaso de un negocio es, básicamente, una sucesión empresarial. Esto quiere decir que el nuevo titular adquiere los derechos de propiedad sobre los activos, así como el derecho al arrendamiento del local (si este es de alquiler). En el caso de que el local sea en propiedad, puede alquilarse o venderse a las personas a las que se ha traspasado el negocio.


Este procedimiento, que supone que el negocio cambie de dueño, conlleva el traspaso de activos tangibles, como podría ser el mobiliario o las herramientas de trabajo, pero también de activos intangibles, como puede ser la propia marca o la cartera de clientes. “Los activos intangibles son muy importantes en un traspaso, ya que aportan un gran valor al negocio. No es lo mismo emprender un proyecto empezando desde cero que hacerlo bajo un nombre ya conocido y que cuenta con clientes fidelizados”, explicó a este diario una abogada laboralista. De hecho, este es uno de los motivos por los que puede resultar una tarea compleja realizar una correcta valoración del negocio y poner un precio justo.


¿Qué ventajas supone traspasar un negocio en funcionamiento?


Llevar a cabo el traspaso de un negocio activo conlleva una serie de ventajas, tanto para el autónomo que lo vende como para el trabajador por cuenta propia que lo adquiere. Por un lado, el dueño que regenta el negocio va a tener que enfrentarse a una serie de situaciones complicadas debido a la carga emocional que puede suponer este proceso. La experta en materia laboral consultada aseguró que "traspasar un negocio puede considerarse como una de las decisiones más complejas para un empresario, pero si se hace bien se garantiza la continuidad de la actividad y la generación de nuevas oportunidades”.


Y, por otro lado, la persona que lo adquiere tiene la ventaja de no empezar desde cero. Algo que puede marcar la diferencia entre el fracaso y el éxito de su emprendimiento. Sin duda, el activo más importante es la cartera de clientes, que garantiza desde el primer momento una serie de ingresos imprescindibles. A su vez, la sucesión empresarial de un negocio “evita la pérdida de capital económico y de puestos de trabajo”.


Para traspasar un negocio a un familiar, ¿es mejor la herencia o la donación?


Uno de los motivos por los que se decide traspasar un negocio es para que otras personas del núcleo familiar se pongan al mando del mismo. Produciéndose así un relevo generacional. En este punto, suele surgir la suda de si es mejor traspasarlo mediante herencia o a través de una donación. Para tomar esta decisión, el autónomo deberá tener en cuenta los impuestos correspondientes, los beneficios fiscales a los que podrán acogerse sus familiares en el momento de la transmisión de las participaciones, así como la intención final de sus familiares.


Según los expertos, lo más común es que el traspaso de los negocios familiares se haga a través de la fórmula de la donación. Si bien es cierto que su principal beneficio es que no requiere ningún tipo de retribución monetaria entre ambas partes, sí debe declararse ante Hacienda. El receptor del negocio o participación deberá tributar por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.


Otro factor importante a tener en cuenta a la hora de decantarse o no por la donación es el Impuesto sobre el Patrimonio. Se trata de un tributo regulado por las Comunidades Autónomas que grava el patrimonio de las personas físicas cuando este supera una cantidad. Las donaciones quedarán exentas de este impuesto en el caso de que todos los elementos patrimoniales estén relacionados directamente con una actividad económica.


¿Cómo se puede saber el valor de un negocio?


La valoración del negocio es un paso imprescindible durante el traspaso del mismo. “La persona que adquiere la actividad tiene que conocer el valor real del mismo para estar seguro de qué es lo que busca y lo que necesita. La persona que lo vende tiene que fijar un precio razonable, pero también que sea justo con lo que supone y ha supuesto su proyecto empresarial hasta la fecha.


Ponerle un precio de venta a un negocio puede resultar una tarea compleja, ya que detrás puede haber años de trabajo, tiempo y dinero. Factores que son muchas veces incalculables. Por ello, es importante tener siempre muy en cuenta la capacidad de generar beneficios, para lo que se deben analizar aspectos como la ubicación, la cartera de clientes y la facturación. Aun así, en este punto, lo más aconsejable es contratar los servicios de un experto en la materia.


¿Qué documentación es necesaria para la valoración y el análisis del negocio?


A la hora de realizar un traspaso es necesario localizar una serie de documentos imprescindibles para llevar a cabo correctamente la valoración y el análisis. “Hay que disponer de toda la información financiera y contable del negocio, así como las escrituras del mismo. También se deberá presentar todo lo relativo a los contratos, ya sea con clientes, proveedores o trabajadores”, explicó la abogada.


Estos documentos permitirán llevar a cabo una correcta valoración del negocio y lograr que el precio sea justo para ambas partes. Al tratarse de una información comprometida, es importante firmar un acuerdo de confidencialidad.


¿Qué es una carta de intenciones y para qué sirve?


La carta de intenciones, también conocida como LOI por sus siglas en inglés (Letter Of Intent), es un documento que se prepara cuando, tras la valoración del negocio, el comprador sigue teniendo intención de adquirirlo. Esta carta incluye una serie de acuerdos sobre el estado de la negociación y la operación de compraventa. Algunos de estos acuerdos son de carácter vinculante y otros son no vinculantes.


Básicamente se trata de un documento en el que el comprador presenta su propuesta de compra, ofrece un precio, una forma de pago y otra serie de condiciones. De esta manera, la LOI sirve para fijar las bases sobre las que se cerrará más adelante la compra.


¿La operación de traspaso está sujeta a IVA?


Cuando se produce el traspaso de un negocio se deben tener en cuenta los impuestos asociados a este tipo de transacciones. Según el artículo 7 de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), la compraventa de un negocio no estará sujeta a este impuesto siempre y cuando se traspase la totalidad del negocio y se continúe realizando la misma actividad económica.


Respecto a la tributación de IRPF al comprar o vender un negocio, hay que diferenciar si el traspaso se realiza en calidad de autónomo o de sociedad. Para los autónomos, la ganancia tributará en el impuesto sobre la Renta (IRPF), mientras que para un autónomo societario tributará en el impuesto sobre sociedades.


¿Y si el negocio que se traspasa tiene deudas?


En un traspaso se cede el contrato de arrendamiento del negocio y sus activos, tanto los tangibles como los intangibles. Si el negocio es una sociedad, esta cesión incluye también el pasivo del negocio, como deudas y obligaciones de pago pendientes. La Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, establece la responsabilidad solidaria por las obligaciones tributarias contraídas del anterior titular y derivadas de su ejercicio. “Esta responsabilidad se extiende también a las obligaciones derivadas de la falta de ingreso de las retenciones e ingresos a cuenta practicadas o que se hubieran debido practicar. De esta manera, en caso de que el anterior propietario estando obligado a retener no ingresara tales cantidades en Hacienda, el nuevo titular responderá por ello”.


También las posibles regularizaciones que existan en concepto de IVA pueden afectar al nuevo propietario y, en caso de que hubiera deudas laborales, el nuevo titular deberá responder por ellas. Por este motivo, es fundamental solicitar toda la información correspondiente para asegurarse si existen deudas tanto laborales, como con la Administración.


¿Qué ocurre con los empleados contratados cuando se realiza un traspaso?


En caso de que el negocio cuente con trabajadores es importante saber que los contratos laborales no se extinguirán cuando tenga lugar el traspaso. “El nuevo propietario adquirirá todas las obligaciones relativas a los empleados”, explicó la abogada laboral.

“El traspaso supone una subrogación de las obligaciones y derechos que tenían los trabajadores con el anterior dueño del negocio. En caso de querer prescindir de alguno de ellos, o incluso de todos, el autónomo que ha adquirido el negocio tendrá que enfrentarse a un procedimiento de despido improcedente”, añadió.


¿Puede el propietario del local subir el precio tras un traspaso?


El artículo 32 de la Ley de Arrendamientos urbanos (LAU) prevé la cesión del contrato de arrendamiento entre una y otra parte y sin necesidad de contar con el consentimiento previo del propietario del local. Sin embargo, el emprendedor debe tener cuidado, ya que, tras la cesión, el propietario del establecimiento podría elevar la renta hasta un 20%.



Fuente original

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square